Crónica del viaje a Estrasburgo 2012

Categorías: 

El pasado 18 de noviembre viajamos a Estrasburgo un grupo de 24 estudiantes de 1º de Bachillerato y tres profesores de nuestro centro, como premio del concurso EuroScola 2012, que ya habíamos ganado en otras ocasiones.

Salimos de Málaga a las once de la mañana y llegamos al aeropuerto de Malpensa (Milán) sobre las 13:30 horas, donde nos esperaba Marco, nuestro conductor de la compañía SAP de Bergamo. Muy emocionados, nos trasladamos al centro de Milán, capital de Lombardía. Allí pudimos pasear por la ciudad y visitar varios edificios emblemáticos:

  • El Duomo, una de las catedrales más bellas del mundo y la segunda más grande en tamaño (solo superada por la Catedral de Sevilla).  Esta catedral es de estilo claramente gótico, aunque también encontramos otros estilos arquitectónicos, renacentistas y neoclásicos. Cuenta con 2245 estatuas, siendo de entre todas ellas la más querida, la estatua dorada de la Madonnina de Perego, que vigila en la aguja mayor desde 1744.
  • La Galería Vittorio Emmanuele, una galería comercial diseñada en el siglo XIX, por Giuseppe Mangoni e inaugurada por el rey Víctor Manuel II. Existe una  tradición según la cual trae suerte girar con un talón en los atributos del toro de Turín. Lástima que no pudimos comer en el famoso Panzerotto de Luini, pues estaba cerrado.  La  gran mayoría comió pizza en un Spizzico.

Salimos pronto  hacia Venecia a las 15:30h, porque teníamos que recorrer  muchos kilómetros, concretamente unos 280 km. Allí, nos alojamos en un pequeño hotel cerca de la playa, el Atene en Lido di Jesolo, una de las mayores islas venecianas. Tras el  reparto de las habitaciones y la cena, nos fuimos a dormir.

Al día siguiente nos levantamos temprano y tomamos el autobús que nos llevó  hasta la zona de embarque de los vaporettos. Aunque tardamos en encontrar el embarque, porque algunos nos informaban de que era un vaporetto público y otro  privado. Por fin, emprendimos el trayecto hacia Venecia; aunque hacía frío y estaba nublado, muchos nos quedamos en cubierta porque todos queríamos disfrutar de las impresionantes vistas de las islas que conforman Venecia como San Giorgo Maggiore y su famoso Campanille.

La ciudad de Venecia, está situada en una laguna pantanosa sobre el mar Adriático donde desembocan los ríos Po y Piave, está formada por 120 islas unidas entre sí mediante unos 400 puentes. La ciudad  está dividida en seis distritos administrativos llamados sestieres: El de  S. Marco, Castello, S. Polo y Sta. Croce, Cannaregio y el sestiere de Dorsoduro. El Gran Canal divide la ciudad en dos grandes secciones y sobre él vierten 177 canales menores.

Teníamos una entrada de grupo que nos permitió visitar el Palazzo Ducale. Este palacio fue utilizado como fortaleza y como prisión durante mucho tiempo. Esta maravilla arquitectónica combina elementos bizantinos, góticos y renacentistas, alberga pinturas y esculturas de Tiziano, Tintoretto y Bellini. Muy cerca de él podemos ver el famoso Puente de los Suspiros que, construido en el siglo XVII, da acceso a los calabozos del palacio. El nombre del puente viene dado por ser el camino que seguían los condenados a muerte, ya que desde sus ventanas veían por última vez la Laguna.

En la plaza de San Marcos está situado su edificio más emblemático, la Basílica de San Marcos, el templo religioso más importante de Venecia y el centro de la vida pública y religiosa de la ciudad. La construcción de la basílica comenzó en el año 828 para albergar el cuerpo de San Marcos traído desde Alejandría. Todavía, estaban puestas  las pasarelas, que se emplean cuando la plaza se inunda por el fenómeno de la acqua alta, la marea alta, que inunda Venecia entre noviembre a mayo. También, pudimos ver el famoso campanario de ladrillo de San Marcos,  de 97 metros de altura,  la biblioteca, la torre dell'Orologio y las Procadurias. El día estaba nublado y llovió un poco por la tarde, pero eso no le quitó encanto a esta maravillosa ciudad.

De los numerosos puentes, destacamos los tres más importantes como el Puente de Rialto, el más antiguo de los tres que cruzan el Gran Canal, el Puente de los Suspiros y el Puente de la Academia.

Algunos comimos en un restaurante, otros las famosas pizzas al volo o al corte  y casi todos probamos el famoso gelato (delicioso helado italiano).

Paseamos por sus campos, plazas, calles y callejones apreciando los palacios, pues  pasear en góndola costaba sobre unos 100 €. Algunos alumnos, consiguieron montarse en unas góndolas que se dedican a pasar pasajeros de un lado a otro del canal. En italiano se les llama Traghetti (ferrys) y te permite montar en góndola por un euro.

Además de monumentos, Venecia está llena de pequeñas tiendas, donde comprar máscaras de Carnaval, cristal de Murano y papel estampado, artículos de piel, joyería…

Regresamos al hotel por la noche, algo cansados pero contentos de la vista realizada, además el siguiente día nos esperaba un largo trayecto hasta Munich.

El 20 de noviembre, tras un buen desayuno, partimos hacia Munich, con parada a la hora del almuerzo en Innsbruck, una ciudad al oeste de Austria, capital del estado de Tirol y que está localizada en el valle del Inn, en medio de altas montañas de los Alpes. La llegada a la ciudad fue maravillosa, el centro era pequeño y pudimos pasear por su mercado navideño, donde puedes comprar artesanía, degustar el vino caliente, salchichas o dulces típicos.  Todas las tiendas del centro estaban decoradas con la temática de los cuentos infantiles (Pinocho, Hansel y Gretel…). El monumento más famoso de Innsbruck es el Techo Dorado, una terraza del siglo XVI construida por el Emperador Maximiliano I para mostrar su considerable riqueza y poder. La terraza está cubierta con un techo compuesto por 2.657 baldosas de cobre doradas con oro. Cuando el sol la ilumina, toda la fachada brilla y en Navidad se usa para dar recitales de música navideñas al anochecer.

Llegamos a Munich tarde, aunque allí a las cuatro de la tarde ya es de noche. En el trayecto pasamos un poco de frío, ya que se estropeó la calefacción del autobús. Tras el reparto de habitaciones, y como en casi todos los lugares que hemos visitado, después de dejar las maletas, cenamos.  El Hotel Meninger, era un albergue muy agradable y con buenas habitaciones.  Disponía de un gran salón donde algunos alumnos bajaron a jugar a las cartas o al billar. Aunque la gran mayoría se quedó en sus habitaciones porque tenía wifi gratis, algo que apreciaron muchos de nuestros alumnos.

Nos levantamos temprano, desayunamos y después de una caminata de media hora llegamos al centro de ciudad. Munich es la capital del Estado de Baviera. En ella visitamos entre otros monumentos la Marienplatz, plaza de María, donde se alza el Ayuntamiento neogótico (Neues Rathaus) en cuya fachada podemos ver el famoso carrillón que hace bailar a las figuras de la realeza y los toneleros al son de la melodía. También visitamos, el antiguo ayuntamiento (Altes Rathaus), la torre del campanario de la Iglesia de San Pedro (Peterskirche), donde se tiene una  impresionante vista de toda la ciudad. La Catedral (Frauenkirche) caracterizada por sus altas y majestuosas torres coronadas con cúpulas en forma de cebolla y la Iglesia de San Miguel (Michaelskirche). También visitamos, el Hof (Alte Old Court) la antigua residencia imperial de Luis IV y  el teatro de la ópera (Nationaltheater). Terminamos el recorrido en el tradicional mercado de comida Viktualienmarkt, donde muchos optaron por degustar las típicas salchichas en uno de los múltiples puestos que se encuentran allí.

Después en el tiempo libre para la comida, los alumnos fueron al Macdonald´s y los profesores visitamos la cervecería más importante de Alemania, la Hofbräuhaus, donde  degustamos su famosas cerveza,  codillos y salchichas.

Por la tarde, nos trasladamos hacia Estrasburgo, llegamos un poco tarde; gracias a las obras en las autopistas alemanas, nos encontramos con un monumental atasco. Llegamos cerca de las nueve al albergue juvenil 2 Rivers, donde nos esperaban antes. Cenamos y tras el reparto pertinente de habitaciones, la decepción fue grande al ver  las condiciones de las instalaciones y al compararlos con los anteriores hoteles. Aunque se pusieron las quejas oportunas, la comida no estaba mal y no dejamos que este incidente nos amargara el viaje.

Al día siguiente, visitamos el centro de Estrasburgo, donde montaban el mercado navideño. En nuestro paseo nos encontramos con la Catedral de Nôtre Dame, obra maestra del estilo gótico; su construcción comenzó en el año 1015 y finalizó en el año 1439. Su fachada es espectacular, su aguja mide 142 metros y su famoso reloj astronómico merece una visita especial.

También, continuamos el paseo por la Petite France, este barrio de pescadores, debe su nombre al hospital que se construyó en el siglo XVI; los Ponts Couverts y el Barrage Vauban o Gran Exclusa, antigua represa que permitía inundar la zona para entorpecer el ataque a la ciudad por el agua, data del año 1690. Allí hay una terraza de acceso libre que nos permite tener una vista panorámica increíble de la ciudad antigua. Terminamos el paseo disfrutando de tiempo libre para tomar un café, apreciar la belleza de las casas típicas y calles o comprar en las múltiples tiendas de regalos.

El viernes, fue el día que teníamos prevista nuestra visita al Parlamento Europeo.  En esta ocasión, empezamos la jornada con un desayuno, el cual compartimos con los grupos de escolares y profesores de otros países. Nos impresionaron los alumnos rumanos con sus uniformes y sus trajes típicos. La jornada se desarrolló en el hemiciclo principal del Parlamento con la presentación de los diferentes representantes de los centros. Y después, empezamos las actividades y los debates, realizando un descanso para comer. Los profesores conocimos a Marc, un profesor con su tradicional traje escocés que hablaba muchos idiomas y que nos invitó, por la noche, a su albergue a una fiesta escocesa.  La jornada transcurrió bien, aunque los alumnos descubrieron la importancia de hablar otros idiomas.

Después de ir al hotel para descansar y cenar, nos fuimos al albergue de Marc, donde nos encontramos con los alumnos y profesores de Glasgow (Reino Unido) y de Portugal. Aunque al principio, nuestros alumnos eran tímidos, empezaron a bailar los típicos y divertidos bailes escoceses. Y  descubrimos el gran showman que es Marc.

El sábado, nos levantamos temprano y tras unas cuantas horas de viaje, llegamos a Basilea (Basel) para tomar el avión en el aeropuerto fronterizo de Mulhouse  que cuenta con una parte francesa y otra suiza. Pero antes de volver, dimos una vuelta por el centro histórico de esta ciudad suiza, visitando algunos de sus mercados  tradicionales y monumentos más famosos como  la catedral nueva o vieja… Después del paseo y de comer  algo, volvimos al aeropuerto y embarcamos a las 4:30 h. Llegamos  sobre las 7:00 h. a Málaga, donde nos esperaba nuestro autobús.

Este ha sido nuestro viaje, los alumnos han tenido un comportamiento ejemplar y todos hemos disfrutado mucho de esta maravillosa experiencia y de tener la suerte de haber estado en cinco países diferentes, disfrutando de sus monumentos, gastronomía,...  También nos gustaría agradecer su ayuda, paciencia y buen talante a Álvaro, a quien hemos sentido como un compañero más en nuestro viaje.



Añadir nuevo comentario