DE LA INDIGNACIÓN NACE LA VOLUNTAD DE COMPROMISO CON LA HISTORIA